El movimiento también se escucha. Sin el diseño de sonido y la capacidad emotiva de la música, el poder de las piezas audiovisuales se reduce.

Vale, tenemos algo que confesaros. Una de las cosas que más nos apasiona de nuestro trabajo (y a veces también nos desvela) es la selección de la música de nuestros videos 3D motion y el diseño de sonido.

En estos dos ejemplos que os adelantamos, antes de ahondar en el contenido de este post, podréis comprobar que el montaje, la dinámica de cada plano y la atmósfera global de la piezas están claramente marcadas por la música.

Cada animación te pide su propia banda sonora, solo tienes que escucharla.

KUTUKO REEL 2020 from Kutuko on Vimeo.

Visual is wonderful – Kutuko from Kutuko on Vimeo.

Música y movimiento: una experiencia inmersiva.

Pero dejémonos atrapar por la música y entremos en materia… La narrativa de cualquier pieza audiovisual se construye a través de dos “pistas” principales: la pista de imagen en movimiento, donde podemos percibir la acción de la pieza y la pista de la música ( junto con los efectos de sonido)

Sin duda, la imagen es la herramienta de comunicación más poderosa que tenemos a nuestra disposición. En la medida en que nos aporta información visual y en ocasiones textual, habitualmente muy precisa, sobre la acción y los acontecimientos que suceden en la narrativa.

Pero existe una segunda pista, especialmente bien aprovechada en géneros cinematográficos como el terror y la acción: la música. Un elemento sustancial del lenguaje audiovisual que “pone en situación al espectador” consiguiendo que la narrativa impacte y funcione tal cual la hemos imaginado en nuestra animática o storybooad.

Una manera muy práctica y sencilla de identificar el poder de la música en el mundo audiovisual, es detener la imagen de una de las escenas más famosas de la historia del cine para que realmente podamos percibir hasta qué punto la música puede llegar a ser mucho más que el 50% de la narrativa.

Si sois de esa gente a la que el diseño de sonido os llama la atención especialmente, os compartimos también aquí una apasionante entrevista a Ben Burt, creador de los sonidos de la saga Star Wars, donde el bueno de Ben, nos cuenta cómo se creó uno de los audios más famosos de la historia de la cultura popular: el de los sables láser. 

Como dato anecdótico, en plan Jaime Altozano os añadimos que los sables láser de los Jedis suenan en tonalidad mayor, mientras que los de lado oscuro tienen esa carga bajona, melancólica y enigmática propia de la tonalidad menor.

Música y motion graphics: mucho más que la suma de las partes.

Por acercarnos un poco más a nuestro terreno 3D motion, podéis comprobar en esta mítica pieza de Nike, no solo cómo la música, sino el diseño de sonido, son un elemento sustancial de la pieza, que puede marcar la diferencia entre un buen video de motion graphics y una pieza de las que ganan premios en festivales.

La música marca el ritmo de las piezas

Así es y por eso, desde nuestros primeros proyectos,  la música ha sido un elemento fundamental para el montaje de los videos en 3D motion y 2D que realizamos en Kutuko

La clave está en elegir un tema musical que atrape a la audiencia y cree una atmósfera afín a la narrativa que queremos desarrollar. De hecho, la selección de la música es un proceso creativo en sí mismo que contiene las 4 grandes etapas de cualquier trabajo de creación: preparación, incubación, iluminación y verificación.

La definición de la música y la atmósfera se debe poner en marcha al principio del proceso creativo de la pieza en su conjunto con una investigación previa, empapándonos de referencias musicales y analizando, desde un punto de vista de diseño de sonido, todas las posibilidades. 

Tras la incubación y la inmersión en el proceso, llegará la fase de iluminación (ese eureka que todos los creativos hemos vivido alguna vez) a la que acompaña un subidón por haber llegado a algo que nos mola y nos convence. Y para terminar el proceso verificaremos que, con la animática o story board creado para el vídeo, la música construye y no todo lo contrario.

A partir de ese momento, podremos montar los planos de la pieza sobre la música de librería elegida o, mejor aún, podremos adaptar una música compuesta ad hoc a la narrativa visual preestablecida.

Trabajando con músicos profesionales.

Nuestra recomendación es que siempre que os lo podáis permitir trabajéis con música compuesta ad hoc para vuestras piezas, con la ayuda de músicos profesionales.

Uno de proyectos en los que en Kutuko tuvimos la oportunidad de hacerlo fueron para las cortinillas que en 2019 creamos para la serie Néboa de Rtve. En aquella ocasión sumamos al proyecto a Fylabit, especialistas en identidad sonora, que contaron con la colaboración de unos de los mejores instrumentistas de nuestro país, algo que se dejó notar en la atmósfera de misterio con aires gallegos que respira todo el proyecto.

La música conecta de manera directa con nuestras emociones

Atmósfera épica, calma, tensión… son sensaciones que la música nos puede hacer vivir en ocasiones con mucho más impacto que las propias imágenes. No en vano, la banda sonora de nuestra cultura visual está impregnada de poderosos cortes: el tema principal de Star Wars, los jingles publicitarios internacionales, los míticos sonidos del videojuego de Mario Bros que ya forman parte de la cultura popular.

Por eso, no debéis dejar que vuestro trabajo como motion designers se quede únicamente en la parte visual. Porque si tenéis sensibilidad y conocéis los aspectos básicos de la música y el diseño de sonido, vuestras piezas serán mucho más “redondas” y espectaculares. No te olvides: Música y motion graphics van de la mano.

También el sonido es wonderful. ¡Nos leemos en el próximo post!

Imagen de cabecera de Joshua Fuller en Unsplash

3 Comments

  • Dani Helix dice:

    Gran post. Importantísima para los creadores de imágenes-motion-movies. Pista de video, Pista de audio. Hermanas gemelas. Necesarias como las dos piernas. Ambas transmiten al mismo tiempo las emociones de lo que estamos viendo-oyendo. Igual de importantes. Star wars no sería sin John Williams. Sus melodías serán recordadas eternamente y siempre evocarán las imágenes. Wagner y todos los “clásicos” ponían música a las historias épicas de la mitología o religiosas y el público podía “verlas” en los teatros. Hay muchisimos videos inspirados en la música. El cine mudo acompañado de música. El cine musical, maravilloso género. El Gran Showman, Mago de Oz, Cabaret, El muro, Cantando bajo la lluvia, La la land. Bandas sonoras de Giaccino, Zimmer, Desplat, Morricone, Newman, Elfman, Barry, Horner, etc… elevando al espectador y metiendole dentro de las historias. Esos duos director-compositor: Spielberg-Williams, Burton-Elfman, Cameron-Horner, Nolan-Zimmer, Marcas que se relacionan con su motivo sonoro. Qué diseñador no trabaja con música. No somos sin música…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.